Calidad de vida

Descubre cómo manejar conflictos

Redacción Kondinero

14/01/2022

A diario se presentan situaciones que pondrán a prueba tu carácter y tu capacidad para resolver conflictos. Recuerda que la manera en que los resuelves supone desafíos en la manera en la que te relacionas con los demás.

El conflicto forma parte de nuestra vida diaria, esto debido a que somos seres humanos con diferentes maneras de pensar y actuar. Como vivimos en sociedad, debemos saber llegar a consensos con las personas que nos rodean, especialmente cuando estamos en un ambiente laboral

En las organizaciones en donde el trabajo en equipo es parte del día a día, es común que surjan conflictos debido a las distintas personalidades que deben trabajar en conjunto. Si alguna situación involucra a más de una persona, puede aparecer un conflicto.

Para poder manejar y posteriormente resolver un conflicto, es necesario reconocer la existencia del conflicto. Identificar y reconocer las causas del problema.

Cuando se abordan los problemas de forma apropiada, el resultado ayuda a que el personal (en el caso del empleo) sea más innovador, estimula la creación de equipos eficaces y eleva la productividad. 

La mejor forma de resolver un conflicto es encararlo de forma abierta, ya que ello mejora las posibilidades de lograr acuerdos que permitan alcanzar objetivos, asegura el experto en Liderazgo, Conducta Organizacional y Negociación de Conflictos, George Kohlrieser.

Algunos consejos:

Ser claro. Si planteas el problema puedes empezar a aclarar el enredo. Debes ser directo pero respetuoso y hablar siempre en el momento oportuno.

Confrontación. A la hora de enfrentar un conflicto debes dirigirte a la persona de forma calmada, educada y racional. Enfócate en los hechos y no en los chismes y ataques de terceros.

Lenguaje corporal. Intenta abordar la situación de la forma más fría posible. No dejes que el conflicto se apodere de ti, deja de lado la expresión hostil en tu rostro, postura o tono de voz.

Comunicación. Demuestra tus intereses por resolver la situación planteando sugerencias y recomendaciones. 

Es importante tener en cuenta unas reglas mínimas:

  • Escuchar a la otra persona sin interrumpir.
  • No dar nada por supuesto, si no se ha entendido algo, preguntar.
  • Reformular las frases para que no parezcan acusaciones. Para ello, en vez de utilizar la segunda. persona singular (tu dijiste…) es mejor utilizar la primera (yo entendí).
  • No juzgar o insultar.
  • No abandonar el lugar sin haber tomado una solución concreta.
  • No utilizar lo que se haya dicho para divulgarlo después.

Una vez que se haya terminado, olvídalo

Es importante no tomar los altercados demasiado a pecho. Lo que no te mata solo te fortalece, recuérdalo. Este conflicto no cambiará tu manera de ver el mundo, no vale la pena seguir dándole vueltas al asunto.

Si bien manejar los conflictos puede no ser tarea fácil, en Kondinero te recomendamos facilitar la discusión del conflicto y llegar a una solución, ya que de no tratarse se pueden intensificar.

Fuente: Universia España, Tecnológico de Monterrey, Expansión.

Nueva llamada a la acción

COMPARTIR

Comentarios