Educación Financiera

Compartir las finanzas en pareja

Redacción Kondinero

21/10/2021

La planeación financiera es la única forma de tomar conciencia sobre las necesidades económicas en el hogar y determinar las estrategias más apropiadas para lograr metas comunes. 

El amor es maravilloso, pero sin duda, una relación no puede sostenerse solo con el amor. Si una pareja está en profundo desacuerdo con el tema del dinero, la relación se complicará más allá de lo estrictamente necesario. 

Hay parejas con 5 o hasta más años juntos o casados que todavía no han aprendido a compartir el dinero: Ella no sabe cuánto gana él ni qué hace con su dinero y viceversa. Mantienen cuentas de bancos separadas; se dividen los gastos de la casa pero no logran hacer la comunión de bienes e intereses que les permita equilibrar su relación del todo.

Todos sabemos que muchas parejas pelean por dinero. Pero lo que pocos saben es que la razón no solo es la escasez de dinero, sino la falta de comunicación acerca del dinero.

Como en cualquier sociedad, las estrategias financieras en el matrimonio funcionan si se basan en la comunicación abierta, basada en la confianza.

Una de las cosas que ambos deben realizar es anotar lo que para cada uno es más importante. Por ejemplo, para uno lo más importante puede ser disfrutar del dinero en el momento, mientras que para el otro, lo más importante es ahorrar para comprar una casa lo antes posible. De esta forma, se darán cuenta que tan diferentes o similares son sus objetivos y prioridades financieras.  

Por ejemplo, si ambos tienen 10 pesos y él quiere gastar 9 en viajes y 1 en la casa, mientras que ella quiere gastar 6 en la casa y 4 en ahorros. Esta discrepancia, que parece pequeña, y de la que normalmente no se habla, es fundamental, ya que estará presente en la mente de cada una de las partes cada vez que entre dinero a casa. (sin importar quién genera los ingresos). Vivir en pareja significa compartir intereses, deseos y propósitos además del dinero.

Una vez a la semana, siéntense a hablar de dinero. El día que estén más tranquilos, (sin niños, sin teléfono). No necesitan más de media hora a la semana. Tómense un café, un té o porqué no, una copa de vino.

Determinen qué puede ceder uno y el otro para que las metas del compañero puedan cumplirse sin sacrificar las propias. Por ejemplo, ambos pueden entender que mientras es importante ahorrar para la casa, también lo es disfrutar de ciertas cosas en el momento, así que con un presupuesto pueden decidir qué porcentaje se irá al ahorro y qué porcentaje a la diversión. Así podrán alinear metas de ambos.

Establezcan una forma en que el dinero en casa será repartido. Quién aporta qué, quién llevará las cuentas generales, en qué se gasta qué cantidad. Esta es muy variable de pareja en pareja, no hay una fórmula que funcione para todos, pero es imprescindible que la que elijan ustedes realmente les funcione y se sientan cómodos con ella.

Nunca tomes decisiones financieras sin consultar al otro. No importa si el que decidió comprar es el que genera más ingresos. Su pareja lo resentirá y con justa razón. ¿No se suponía que son pareja? Usar el dinero como medio de poder y control solo lleva a un punto: el divorcio.

No se desesperen. Llegar a acuerdos y entenderse a veces toma tiempo. Lo mismo con la llegada de cada meta financiera. No es rápido pero si se organizan bien, lo lograrán sin duda. 

Una vez que haya metas claras es necesario determinar un plan de acción y desglosar cuánto dinero mensual deben destinar a cada uno. En Kondinero sabemos que cuando las parejas tienen claras las metas les es más fácil distribuir gastos y lograr sus gustos y sueños.

Fuente: Presupuesto, Finanzas personales.

Nueva llamada a la acción

COMPARTIR

Comentarios