Educación Financiera

No caigas en los fraudes de las reparadoras de deudas

Redacción Kondinero

12/01/2022

Las salidas fáciles no existen. Si estás sobreendeudado, te decimos cómo arreglar tu problema.


Las autonombradas reparadoras de deudas son compañías que dicen ofrecerte asesoría legal y financiera para que salgas de tus problemas económicos. Sin embargo, no todas son confiables. Aprende a distinguir a las empresas que realmente te ayudan a salir de tus problemas.


Cuando te acercas a estas firmas, el asesor te pregunta cuáles son tus ingresos, egresos y deudas. Con esta información establecen el monto que realmente puedes destinar para pagar tus deudas y después negocian a tu nombre la reestructuración de tus créditos, o incluso piden descuentos de tus deudas con las instituciones financieras acreedoras. En algunos casos también atienden las llamadas de los despachos de cobranza. Algunas, incluso, prometen limpiar tu historial crediticio (aunque esto último es imposible).


Evidentemente estos servicios no son gratuitos, pues en la mayoría de los casos aplican una cuota general por integración de tus deudas, alta de cuentas, apertura de nuevas cuentas y trámites administrativos, o en algunos otros cobran una cuota mensual o un porcentaje de la deducción de la deuda que consigan.


La Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef) advierte que en México no existe la figura legal de ‘reparadoras de deuda’, lo que significa que no están contempladas por la ley ni supervisadas por las autoridades. Por eso, al acudir a ellas no estás legalmente protegido. Esto significa que si no cumplen con lo prometido, no hay nadie que te defienda.  


Una de las desventajas más relevantes es que, además de los intereses, comisiones y cuotas que cobran, también dejan una señal en tu historial crediticio sobre tu incapacidad de pagar tus compromisos. Cuando en tu historial se refleja una reestructura de deuda, las empresas consideran que eres un sujeto de riesgo medio o alto.


Aprende a reconocer cuáles son las empresas que pueden fallarte. Desconfía de estos servicios si:


  1. Te solicitan dinero en efectivo o depositar en una cuenta personal sin haber resuelto nada o sin haber iniciado un proceso con tus acreedores. Esto seguramente es un fraude.
  2. Si no firmas un contrato. Si una firma no establece un acuerdo por escrito contigo, difícilmente encontrarás una institución gubernamental que te proteja. Ni la Profeco.
  3. Si te ofrecen limpiar tu historial crediticio. Esto es imposible.
  4. Si te garantizan que reducirán tu deuda en un porcentaje específico. Esto no se puede garantizar.

En realidad puedes evitar usar estas firmas. Si te encuentras frente a un sobreendeudamiento, lo mejor que puedes hacer es negociar directa y personalmente con tu banco. Acude a tu sucursal y ahí te ofrecerán un plan de pagos fijos.


Otra opción recomendada por la Condusef es la consolidación de deudas. Los bancos comerciales normalmente ofrecen traspasar el saldo de varias tarjetas de crédito en una sola. La clave está en encontrar alguna institución que te ofrezca las mejores condiciones (menor CAT, menor tasa de interés).


En cuestiones de sobreendeudamiento, Kondinero te respalda con el servicio de liquidación a terceros. Consiste en darte un crédito inteligente que te permitirá acabar con esas deudas y sus impagables intereses. Además, el sobrante del préstamo puedes utilizarlo en lo que más quieras.


Otra opción es el refinanciamiento, que es la ampliación de tu línea de crédito o un crédito nuevo con mejores condiciones. Esto te permitirá lograr la libertad financiera que mereces. Consulta con nuestros asesores sobre las opciones que tenemos para ti.


Fuentes: Condusef

Nueva llamada a la acción

COMPARTIR

Comentarios